Friday, October 31, 2014

Místicas

ABC de Sevilla, viernes 31 de octubre de 2014

Tuesday, October 28, 2014

Foxá y la "memoria histórica"

  • 28 oct. 2014
  • ABC (1ª Edición)
  • POR AQUILINO DUQUE
  • FOXÁ Y LA «MEMORIA HISTÓRICA»
«La gran frustración de nuestra democracia es la de haber llegado pacíficamente al poder gracias a lo que en su día se denominó una “transición sin traumas”, de suerte que en el terreno de la cultura, que es el que aquí interesa, se tuvo que conformar con sentar a los escritores más llamativos del llamado “franquismo” en el banquillo de los acusados aunque estuvieran muertos »
EN el último avatar de su vida, como duque consorte de Alba, Jesús Aguirre hacía todo lo posible y lo imposible por llevar dignamente la corona ducal. El peso de una corona no debe de ser muy llevadero, y un día en que le oprimía las sienes más de lo debido se consoló con su interlocutor del momento diciéndole: «Los Alba siempre hemos padecido de migraña». Del mismo modo, cuando alguien se excede en la valoración de mi prosa, yo digo que es cosa de familia, pues no en vano soy recontrapariente de dos de los mejores prosistas españoles del siglo XX, a saber, Ortega y Foxá. Mi parentesco con Ortega consiste en que un primo hermano mío contrajo matrimonio con una sevillana, cuya hermana mayor estaba casada con Carlos Delgado Barea, quien a su vez tenía una hermana casada con Miguel Ortega Spottorno, hijo de don José. El vínculo con Foxá es más simple, pues se reduce a que una cuñada mía era prima hermana de María Larrañaga de Seras, condesa consorte un día de Foxá. De ahí la pedantesca autoridad que me atribuyo cuando hablo de la prosa de estas dos glorias de nuestras letras. Confieso que cada vez que hablo de cualquiera de ellos lo hago desde un árbol genealógico en el que he tenido la avilantez de encaramarme, de suerte que por mucho que quiera no puedo ser imparcial.
Tampoco lo son, la verdad sea dicha, la mayoría de los estudiosos que de algún tiempo a esta parte se vienen ocupando de estos autores, y muy en particular de los del grupo de amigos en que estuvo Agustín de Foxá, a los que últimamente se viene llamando « la corte literaria de José Antonio», por el título de un libro muy difundido de los hermanos Carbajosa. El precursor de la « revisión crítica » de estos escritores fue el aragonés José Carlos Mainer con su libro Falange y Literatura, de 1971, que me apresuré a comentar extensamente en el nº 306 de la revista Insula, comentario que empezaba así:
« Cuando José Carlos Mainer inició la publicación, en las páginas de INSULA, de una serie de artículos sobre la literatura triunfante en nuestra posguerra civil, no sabía uno muy bien si estaba asistiendo a una liquidación por derribo o a la instrucción de una causa criminal por responsabilidades culturales » .
De estas líneas se desprende que tampoco Mainer era precisamente imparcial, pero su imparcialidad creó escuela y, como quiera que esa «corte literaria» era insoslayable, no tardarían en surgir, ya con el nuevo orden de cosas, numerosos seguidores de Mainer empeñados en el donoso escrutinio de esa «corte», cuyo atractivo literario se procuraba atemperar con el exorcismo ideológico.
La gran frustración de nuestra democracia es la de haber llegado pacíficamente al poder gracias a lo que en su día se denominó una « transición sin traumas » , de suerte que en el terreno de la cultura, que es el que aquí interesa, se tuvo que conformar con sentar a los escritores más llamativos del llamado «franquismo» en el banquillo de los acusados aunque estuvieran muertos. Un ejemplo notorio fue la infame película El desencanto de Leopoldo Panero, perpetrada además por un hijo, si no me equivoco, de Marichu de la Mora, la nieta guapa y azul de don Antonio Maura, a diferencia de su hermana Connie, que era roja y fea.
A Foxá no se le entiende sin su doble condición, en lo estético, de modernista y futurista; en lo humano o si se quiere en lo político, de aristócrata y de falangista. Si por un lado añora el mundo feliz y amable de su niñez y adolescencia, en reales sitios, balnearios de moda y playas del Cantábrico, por otro es implacable con una mesocracia gazmoña y tristona, la España galdosiana amargada y resentida que su jefe político quería transformar en « faldicorta y alegre » . No hay incompatibilidad entre lo uno y lo otro. La actitud de Balzac, por ejemplo, ante la burguesía es la que el rico por su casa venido a menos tiene frente al nuevo rico, al villano venido a más.
La infame « ley de la memoria histórica » , impuesta por una izquierda revanchista con el asentimiento cómplice de una derecha vergonzante, que no tiene más objeto que el de retrotraernos a los tiempos y los hechos que hicieron la guerra civil inevitable, viene a refrendar las ambiguas reivindicaciones de la obra de unos autores condenándolos a la muerte civil a título póstumo. No hace mucho, con motivo de la muerte de Adolfo Suárez, se ha dicho que este y Felipe González han sido los grandes estadistas de la época contemporánea. En esto no estamos muy desencaminados, pues al primero sobre todo le cabe la gloria de haber deshecho, no ya el Estado construido por Franco, sino el creado por los Reyes Católicos. En cuanto al segundo, tiene en su haber el propósito de « devolvernos el orgullo de ser españoles » , propósito que el entonces director del diario « El País » le censuró diciéndole que no era eso para lo que lo habían votado sus partidarios. Un segundo rasgo de hombre de Estado estuvo en las palabras pronunciadas por él en 1986, con ocasión del medio siglo del Alzamiento Nacional, cuando dijo que una guerra civil no era un acontecimiento conmemorable, pero que su Gobierno honraba el recuerdo de los que con su esfuerzo y con su vida contribuyeron a la defensa de la libertad y la democracia, a la vez que recordaba con respeto a los que desde posiciones distintas lucharon por una sociedad diferente a la que también muchos de ellos sacrificaron su propia existencia. Estoy seguro de que esas palabras las hubiera suscrito el que tuvo la idea monumental del Valle de los Caídos, al que además debemos la Institución gracias a la cual España no saltó en pedazos cuando su cadáver bajó a la cripta de su basílica.

Wednesday, October 22, 2014

Los Machado en escena


Clarín. Revista de nueva literatura. Nº 113.  Septiembre-Octubre de 2014

Sunday, October 19, 2014

El Sínodo en el Diario de Cádiz


De poco un todo

El Sínodo importa

enrique / garcía / máiquez / | Actualizado 19.10.2014 - 01:00
 
Cuanto ha ocurrido en el Sínodo extraordinario de la familia es de una importancia capital, y no sólo para los católicos. El primer documento emanado (la Relatio post disceptationem) resultó bastante relativizante de la doctrina católica. La reacción de la mayoría de los cardenales no se hizo esperar ni la del inquieto pueblo fiel y, al final, el Mensaje del Sínodo ha reflejado con claridad y caridad la doctrina de siempre.

Por un momento, el debate pareció estar entre quienes propugnaban una novísima misericordia con los divorciados vueltos a casar, con las practicas homosexuales y con las uniones del mismo sexo y quienes sostenían la integridad del mensaje de Cristo. Sin embargo, la verdad nunca se opone a la comprensión. Ni teológicamente (Jesús, tan misericordioso, se definió como la verdad) ni ontológicamente (las virtudes no pueden contraponerse entre sí) ni pastoralmente (rebajar las exigencias de la fe a unos u otros enmascara un paternalismo extremo -un abuelismo- insultante como el del médico que reparte diagnósticos consolatorios o el del profesor que no corrige exámenes).

Incluso admitiendo como hipótesis de trabajo la existencia de una dicotomía entre misericordia y verdad, no serían tiempos de misericordia externa, sino de fortaleza interior. Me explico. Ahora el poder político y el peso de la Iglesia en las costumbres sociales son nulos, como salta a la vista. Antes, quizá; pero los que hablan hoy de "comprensión", dicen, quieran o no, por pura sociología y correlación de fuerzas, "acomodo" o "adaptación" o "ponerse a correr delante de la gente, vaya donde vaya", que es método infalible, según Quevedo, para ser muy seguido por las masas. La circunstancias actuales demandan fortaleza para sostener la verdad en solitario, con el íntimo alivio de que nadie se sentirá cohibido ni, mucho menos, marginado por una posición tan minoritaria.

La verdadera misericordia de la Iglesia es seguir ofreciendo al mundo un mensaje que no es del mundo. Para que le cuenten lo suyo, nadie necesita ninguna religión. Gómez Dávila lo advierte: "Los católicos no sospechan que el mundo se siente estafado con cada concesión que el catolicismo le hace". Por eso lo ocurrido en el Sínodo interesa también mucho a los no católicos, que están de enhorabuena. No se les ha escamoteado un mensaje puede que ajeno, pero sugerente, sin duda, y atrevido, alegre, fundamentado y posible.

Companys & Company.

Véase La Clave Cultural

Friday, October 17, 2014

Una República con obispos

       ABC de Sevilla, jueves 15 de octubre de 2014

Thursday, October 09, 2014

Wednesday, October 08, 2014

La democràcia es pecat, com dirìa Mossèn Sardà i Salvany

El pecado de nuestra democracia


--------------------
1. El pecado de nuestra democracia es el antifranquismo
2. Igualar, como se suele, antifranquismo y democracia, haría de los comunistas y la ETA los máximos demócratas en España.
3. La democracia tampoco habría sido posible sin la derrota de la revolución y los separatismos en la guerra civil
4. La democracia en España procede del franquismo. De la prosperidad y reconcilicación logradas entonces. No podía venir de quienes lucharon contra él.
5. Tampoco podía venir la democracia de quienes se proclaman "liberales" antifranquistas, que nunca habrían vencido a la revolución y los separatismos, sino que, como reconocía Marañón, habían ayudado a traer "la barbarie roja" con su frivolidad  e irresponsabilidad. Y que tampoco lucharon contra el franquismo.
6. El franquismo fue una necesidad histórica. No solo venció a la revolución y los separatismos,  también libró a España de la guerra mundial, derrotó al maquis --intento de reavivar la guerra civil--, eliminó los odios y rencores que habían destruido la república, derrotó el aislamiento internacional, medida criminal destinada a hacer masiva el hambre en España, presidió la época de mayor desarrollo económico  de la historia española, antes o después, y el más rápido del mundo después del de Japón y Corea, Restringió las libertades políticas para los vencidos de la guerra, pero permitió una gran libertad personal, nunca fue totalitario al estilo soviético o nazi, sino meramente autoritario y su represión de posguerra fue menor que la efectuada en la mayoría de los países europeos después de la guerra mundial, y con muchas más garantías legales.
7. En la transición no se reconciliaron los españoles, que muy mayoritariamente ya lo habían hecho. Se reconciliaron los políticos, algo muy distinto, y lo hicieron sobre bases falsas.
8. El franquismo no tuvo oposición democrática ni en sus cárceles había un solo demócrata
9. El número de antifranquista se ha multiplicado por mil y más después de Franco. Antes éramos pocos
10.  Como revela la experiencia, el antifranquismo ha resultado sinónimo de falsificación de la historia, promesas demagógicas y corrupción
11. Han sido personajes corruptos o ignorantes y fanáticos subvencionados por el poder quienes han montado las campañas de recuperación de rencores, de las "cunetas" y la ley de memoria histórica.
12. El antifranquismo ha ido ligado al ataque y denigración sistemática de España. Es hispanófobo y balcanizante.
11. La falsificación de la historia habría sido imposible sin la complicidad de una derecha inculta y sin otros principios que los de "la economía lo es todo" (Gürtel y demás)
13. El antifranquismo se ha beneficiado también de la torpeza y simpleza de muchos autodeclarados franquistas.
14. Los antifranquistas, generalmente corruptos (debe insistirse en ello) han convertido la falsificación de la historia en negocio bien regado de dinero por el poder.
15. Una propaganda realmente brutal ha multiplicado por mil el número de antifranquistas... después de muerto Franco.
16. Gran parte de los antifranquistas de hoy  prosperaron en el funcionariado del franquismo. Suelen falsificar también sus biografías.
17. Todas las grandes amenazas a la democracia tienen un evidente sello antifranquista: terrorismo, corrupción masiva, politización de la justicia, separatismo, abortismo...
18. Una democracia que reniega de sus orígenes está condenada a la putrefacción.


Monday, October 06, 2014

Los cosacos y el Espíritu Santo

¡En Rusia vivid como rusos! Cualquier minoría, de cualquier parte, 
que quiera vivir en Rusia, trabajar y comer en Rusia, debe 
hablar ruso y debe respetar las leyes rusas. 
.......................................................................

Debemos aprender mucho de los suicidios de América, Inglaterra, 
Holanda y Francia si queremos sobrevivir como nación. 

(Discurso de Putin  en la Duma)











Saturday, October 04, 2014

Angel Maestro en la Costa de la Muerte

                                            
    Cuando estaba a punto de salir la revista Razón Española, su fundador, Gonzalo Fernández de la Mora, me dio cita en  su primitiva sede en la calle Génova, y hube de hacer antesala porque tenía otra visita. Era un hombre joven y algo corpulento y Gonzalo me lo presentó como especialista en Gramsci, autor que figuraba también como asunto de estudio entre las propuestas de colaboración que yo traía, en unas fechas en que volvía a Roma con frecuencia y tenía cierta amistad con el filósofo Augusto Del Noce.  Aquel encuentro sería fructífero para mí y Angel llegaría a ser, con Juan Luis Calleja, uno de mis grandes valedores en la revista.  Por pura buena estrella he tenido amigos excelentes, por no decir ejemplares, en mi ya larga vida, y los dos nombres que acabo de citar figuran entre ellos, y es que además, al haberlos conocido a una edad en la que ya sabe uno por dónde va y no da palos de ciego, es una suerte dar con personas con las que la sintonía es absoluta y dura lo que a unos u otros nos quede de vida.
Por mucho que un hombre se empeñe en mantener su verticalidad, hay veces que no tiene más remedio que apoyarse en otros para no perderla, y en mi caso el hombro de Angel ha sido fundamental. No ha habido libro mío que saliera que no fuera él de los primeros, si no el primero, en reseñar en alguno de los medios en que colaboraba; gracias a él he escrito más de un  artículo y dado más de una conferencia, cuando por ejemplo estaba al frente de las actividades culturales en la aseguradora Winterthur; me incorporó a los ágapes del Hotel Velázquez y estoy seguro de que de él partió la idea  del inmerecido honor de que se me nombrara vocal de la Fundación Francisco Franco.  Fue lo que en otros tiempos se llamaba “kremlinólogo”, afición que mantuvo aun después de la caída del muro, y que por supuesto abarcaba también al otro gran Imperio comunista, y conocía el organigrama de su burocracia como si se hubiera pasado media vida en la Ciudad Prohibida.  Otro de sus grandes y extensos conocimientos eran los ferrocarriles, en  los que se había recorrido además toda la Península y tan pronto recibía una postal suya del Valle de Arán como de la Costa de la Muerte, dos de los parajes españoles de su predilección.  Una vez incluso me mandó un himno de los ferroviarios que había compuesto un empleado de la RENFE para que se lo retocara un poco y desde luego hice lo que pude con él.
Nuestras conversaciones telefónicas eran muy frecuentes y en ellas comentábamos todo aquello que nos impresionaba en lo que leíamos o escuchábamos en la que él, valleinclanescamente, llamó "La Corte de los Milagros", y ante lo que reaccionábamos como si nos leyéramos mutuamente el pensamiento. Su última llamada fue el martes 30 de septiembre, horas antes - ¡quién lo iba a sospechar! – de que se durmiera para no volverse a despertar. Quién sabe si su último sueño fue con el Pirineo aragonés o con el mar de Galicia y que en él la Costa de la Muerte haya sido el umbral de la vida eterna.






Thursday, October 02, 2014

La historia transitoria

         ABC de Sevilla, jueves 2 de octubre de 2014