Monday, August 30, 2010

Clar i català

(Diari de SERGI VICENTE, corresponsal de TV3 a Pekín)

02 desembre 2009

Mauritania, del 2000 al 2009


Logo de l'actual Caravana Solidaria.

El Gener del 2000 vaig formar part del comboi humanitari de Metges Solidaris, una ONG catalana que aleshores presidia el metge tortosi Jesus Perez, de qui guardo molt bon record. Van ser tres setmanes plenes d'anecdotes i noves experiencies per mi. Barcelona-Dakar, per l'Africa Nord-Occidental: Marroc, Mauritania, Senegal, Gambia i Guinea Bissau. O sigui, la mateixa ruta que encara mante Barcelona Accio Solidaria (BAS).

Logo de Metges Solidaris.

Quan les ultimes informacions del segrest dels tres cooperants es refereixen als 9 anys d'expedicions de BAS, es pren la data en que BAS, o la gent de l'Ajuntament de Barcelona que formava part d'aquell comboi, va decidir seguir en solitari. Pero abans d'aquella escisio, Metges Solidaris portava molts mes anys baixant a l'Africa per aquella ruta. Cada any, hi havia unes quantes places per a periodistes, i jo hi vaig anar amb l'Olga Rodriguez, companya de TVE a Girona, per fer una serie de reportatges pel programa Catalunya Avui. Van venir altres periodistes, com en Jordi Serrat de l'Avui, o l'Albert Sole, el mateix del magnific documental sobre l'Alzheimer Bucarest, la memoria perduda, que aleshores va grabar un reportatge per l'Entre Linies de TV3. He llegit que en el comboi actual hi va tambe, un company de l'ACN, i te sentit, perque aquestes places per a premsa alimenten de donacions cada edicio, ajuden a carregar els camions, per entendre'ns.

Aquell any no vem sortir als diaris, pero tot el que va passar aleshores ens ajuda a comprendre o a contextualitzar els esdeveniments actuals. En primer lloc, perque vem viure en primera persona l'escisio. El comboi es va dividir en dos. Uns vem seguir en Jesus Perez. Per sentit comu, ja que era el president de l'ONG. Els altres, alguns dels quals he pogut reconeixer a les imatges de televisio, van seguir en Francesc Osan. Per la resta, la ruta, el concepte, els camions, i fins i tot el Land Rover interceptat, son els mateixos. La "cuba de Pin y Pon", un vehicle-cisterna de ciutat que Parcs i Jardins va jubilar i que pretenien que creues el Sahara, no hi es, perque la vem deixar alla abans que algu s'estimbes per quarta vegada i prengues mal de debo. Tres accidents va tenir aquell vehicle! El primer, amb el Victor i el Jordi a dins entrant a l'Atles marroqui. El segon, uns 200 kilometres mes enlla, conduint-la jo, amb la porta lateral feta miques, sense frens i frenant amb les marxes, en una pendent baixant l'Atles. I la tercera, uns 300 o 400 kilometres mes al Sud, ja en zona molt militaritzada, just abans d'un control policial, conduint-la en Jesus Perez, que despres va patir sequeles d'aquell accident durant un bon temps. Internet no m'ajuda gaire a rastrejar que se'n va fer, d'ell, pero dedueixo que l'ONG va desapareixer, entre altres coses perque la seva web ja no es activa.

Els accidents van ser el detonant d'unes discrepancies mes profundes i que probablement es donin en molts altres projectes humanitaris similars, i que m'inclino a pensar que anaven des de questions de lideratge, fins a maneres de procedir o discussions sobre la transparencia o la credibilitat d'alguns interlocutors o gestors als paisos on es descarregava l'ajuda.


Recordo encara les reunions a la vora del foc, amb aquells imponents cels estrellats, i amb el so dels generadors que quan s'apagaven et deixaven amb el silenci i la pau del desert. Es notava la tensio, pero no hagues dit mai que a Bissau, despres d'una discussio per un diposit de gasoil mal tancat que va vessar i va malmetre bona part del carregament d'aquell camio, les dues parts s'haurien dit adeu per sempre.

I amb el temps, un es capac separar aquelles emocions de la conclusio realment important. Aquella, per a tots, va ser una aventura. Una experiencia plena d'adversitats, pero una de les mes intenses de la meva vida. I d'aixo es tractava, d'una oportunitat d'apropar-te al Tercer Mon, d'un viatge al desert que practicament sortia de franc i que sabies que dificilment podries fer d'una altra manera. Era aixi per nosaltres, els periodistes, pero tambe per aquells cooperants que ja portaven uns anys fent-ho, i que obviament tenien coneixements de mecanica o d'infermeria que els convertien en la part mes important. Pero, t'ho miris com t'ho miris, en aquest cas la cooperacio es l'excusa. Una excusa digna, pero una excusa al capdavall. I parlo d'aquest cas en concret. El que ha passat els ultims anys amb les ONGs, que s'han hagut de professionalitzar i que han hagut de sotmetre's a auditories, reforca aquest argument.

Veient-ho en perspectiva i sense la ingenuitat i l'impetuositat d'aleshores, tot plegat fa mes comprensible el desconcert actual. D'entrada, tant aquell comboi de Metges Solidaris com aquest de Barcelona Accio Solidaria, estaven plens d'improvitzacions. I la sensacio es que, nou anys despres, el protocol de seguretat (amb un 11-S pel mig) no ha canviat o segueix sent inexistent. Tot es molt divertit fins que "ui, uns individus armats ens n'han segrestat a tres. I ara que fem?" Nomes aixi s'enten, tambe, que no trascendis que la dona de l'alcalde Hereu formava part d'aquella expedicio. Hi anava, com jo aleshores, per passar-s'ho be, i a sobre amb la consciencia tranquil.la de pensar que estas ajudant als orfes guineans o als malalts de SIDA gambians. I per que no?

Penso en els tres segrestats, en el desconcert de les negociacions, i espero de tot cor que tot s'acabi be. Pero la pregunta es "i despres, que?" Imagino dos escenaris. Un, que la cosa no acaba be. Aleshores, adeu combois i adeu ONG, esta clar. L'altre, que la cosa acaba be. M'ho he pensat molt, si plantejar-ho aixi, pero despres de veure que "els cooperants catalans han decidit seguir perque aixi ho voldrien els seus companys segrestats" (noticia aqui), no em puc mossegar la llengua. Si la cosa acaba be, imagino propers combois amb el doble de vehicles i un desplegament institucional i de seguretat que, altrament, aquesta aventura no hauria conegut mai, perque aleshores si que caldra justificar-ho i dignificar-ho tot. Pero no deixara de ser una aventura i un simple apropament a la cooperacio de veritat.

Las verdades del porquero

"El Alcazar de Toledo," porAlfonso Ussía]





Si algo no entra en el hábito de los militares es la mentira. Un militar mentiroso no es un militar. Y si la mentira, además, se viste de manipulación, sesgo y majadería, se llega a la conclusión de que no viene de la decencia uniformada, sino de la falta de respeto a la verdad de nuestros actuales gobernantes. Ignoro quién es el manipulador que pretende, con setenta años de retraso, borrar un largo episodio de heroísmo que ha sido reconocido como tal unánimemente. La heroica resistencia de los defensores del Alcázar de Toledo en la Guerra Civil fue reconocida y admirada por los propios sitiadores. Pero llega el tonto setenta años más tarde, y quiere triunfar donde la victoria y la derrota son páginas de la Historia. Que lo intente el tonto, su superiora y el superior de la superiora. No lo van a conseguir.

Creo que hay dos ministerios, Interior y Defensa, que por su carácter institucional merecen más reflexión ante las críticas que otros departamentos. He sido, y siempre lo seré, más prudente con un ministro de Defensa que con el titular de una cartera más cercana al partido gobernante que a la totalidad de los españoles.. Pero lo que pretende el tonto que tiene por ahí suelto la ministra Chacón , además de una villanía histórica –o mejor, contrahistórica–, es una soberana imbecilidad. Este Gobierno no sabe qué hacer para reescribir un pasado inmutable. El asedio al Alcázar de Toledo, donde un grupo de soldados valientes del Ejército Nacional, resistió durante más de setenta días a las fuerzas republicanas infinitamente más poderosas, está no sólo en la Historia de España, sino en la de los grandes hechos militares de todo el mundo. Eliminar del Alcázar la Historia del Alcázar sólo se le ocurre a un ceporro sesgado y mentiroso. Es de esperar que sea un ceporro y no una ceporrra, dado que el titular actual de la cartera de Defensa es una mujer.
La Historia se asume. El Alcázar resistió con heroísmo.. Allí había además de soldados, mujeres y niños. El general Moscardó no entregó el Alcázar ni a cambio de la vida de su hijo, que fue cobardemente ejecutado. Han pasado más de setenta años, y el ceporro pretende borrar el fracaso de los sitiadores y el triunfo de los sitiados. No tiene sentido. Y lo hace desde el ministerio que agrupa a quienes no saben mentir. Lo dice César Vidal: «Los héroes no se discuten». Son de todos. Setenta años más tarde, aquel heroísmo no puede herir a nadie. Sólo a los mentirosos y los manipuladores. A los cretinos, a los rencorosos. Apenas quedan protagonistas vivos de la victoria en la Guerra Civil. Lo mismo que derrotados. Los hijos de los que ganaron han renunciado hace mucho a seguir ganando.. Pero muchos descendientes de los que perdieron –en gran parte, por su culpa-, quieren ganar una Guerra con setenta años de retraso. Una necedad y un despropósito. Eliminar del Museo del Ejército del Alcázar los vestigios y muestras de aquel episodio heroico es una prueba de resentimiento impotente. Lo que se suponía fácil lo convirtieron en imposible unos héroes. Respétenlos y no mientan.. Si la ministra no rectifica el plan del ceporro, lo siento señora ministra, pero la ceporra será usted.


Wednesday, August 25, 2010

¿Corridas goyescas?


Escribe don Luis Suárez Avila en el Diario de Cádiz

Para mí que eso de las corridas goyescas tiene mucho que ver con la guardarropía y no con la lidia en tiempos de Goya. Es lo mismo que el gitano Chorrojumo que se autotitulaba “Rey de los gitanos” y se vestía de marsellés, calzonas abotonadas, chaleco, camisa con chorreras, pañuelo al cuello con sortija de oro, pañuelo de yerbas atado a la cabeza y catite. En la mano portaba una tralla y vendía sus fotografías a los turistas de los años 20 del siglo pasado que visitaban la Alhambra. Eso mismo lo hacía también uno llamado Mariano Fernández, que se titulada “Príncipe de los gitanos y modelo de Fortuny”. Las corridas goyescas se inventaron en Ronda, donde también mercadean, desvergonzadamente por cierto, con lo typical. Yo no digo que en una corrida goyesca que se precie renazca la suerte de los “dominguillos”, ni se echen los perros a la res, ni tan siguiera que el diestro se ate con grilletes a una mesa, ni se desjarreten a los toros con la medialuna. Nada de eso. Desde que Antonio Ordoñez inventò las goyescas en Ronda, ya no hay plaza que, un año sí y otro también, ensaye su goyesca. Y ahí me ponen a areneros, al torilero, a mulilleros, a mozos de plaza, vestidos de Chorrojumo y a los toreros, picadores y banderilleros, presuntamente ataviados, como en tiempos de Goya, pero menos. Si uno repasa los grabados de Goya y sus toros de Burdeos, o los de Carnicero, o los de Alenza, los de Pérez Villamil, o los de Lameyer, verá las asombrosas diferencias con la indumentaria que usan ahora y que llaman “goyesca”. Pero, sobre todo, en nada se distinguen por, otra parte, de una corrida normal y corriente de nuestros días. Fuentes documentales, escritas y pintadas hay para poder resucitar en esas corridas algunas suertes de aquellos tiempos. Yo, en mi vida, tan solo he visto dos veces en la Real Plaza de El Puerto ejecutar, por ejemplo, el salto de la garrocha. Y no estaría mal ponerlo en la cartilla de torear en las corridas llamadas goyescas aquí, donde, como escribió Fernando Villalón: “En las salinas del Puerto/ se encarga a los salineros/ las garrochas de majagua/ que gastan los mozos buenos”. O, por lo menos, que se usen banderillas abullonadas con su bandera, que por eso se llaman así. Si se quiere mimetizar, debe procurarse mimetizar con tino y propiedad. Lo que hay, solamente es cuestión de guardarropa y taquilla.

Luis Suárez Ávila


(Nota bene. Chorrojumo y Mariano Fernández eran la misma persona)

Friday, August 13, 2010

Los tangos de la Micaela

Los tangos de la Micaela
(Escribe don Luis Suárez Avila en el Diario de Cádiz)

Definitivamente la España de los viajeros extranjeros durante el romanticismo no ha cambiado. A cualquier extranjero que pretenda conocernos se le dará la misma visión que tuvieron Richard Ford, George Borrow, Washington Irving, Charles Davillier… o cualquier otro ávido de palpar las realidades andaluzas, que al fin y al cabo eso, en el extranjero, es España. Granada, con el telón de fondo moro de la Alhambra, el Albaicín y su Sacromonte, y Ronda con el bandolerismo de su Sierra, su Plaza de la Maestranza y su Pedro Romero fueron dos visiones que nos dieron los escritores viajeros extranjeros como la España auténtica y verdadera. En realidad buscaban lo exótico, lo diferente y, en suma, “el buen salvaje”. Y eso mismo, al cabo de casi dos siglos, es lo que le han mostrado a Michelle Obama. Es la España cañí. Granada y Ronda la fomentan. Una de las cosas más curiosas que se han visto es el redivivo José María El Tempranillo, deambulando a caballo por las calles de Ronda para sorprender a Michelle. Es la viva estampa del dibujo de Lewis para Richard Ford, cuando se propusieron, en 1831, buscar y encontrar al bandolero. Pero lo más notable que ha ocurrido es ver a la Micaela, igual que a la Guy Stephan, apodada en España la rubia Carmela, bailando por tangos en las cuevas del Sacromonte. Aunque, la verdad, no es cosa de llamar la atención. Mis amigos José Luis Ortiz Nuevo, Faustino Núñez, José Luis Navarro y yo mismo, nos hemos batido el cobre para demostrar los ingredientes negroides en el flamenco. Y, además, lo hemos documentado ampliamente. Por eso, Michelle, la Micaela, rebautizada en andaluz, en los cenáculos flamencos, (como lo hiciera Estébanez --mediante Don Poyato, El Planeta. El Fillo, Espeletillla, La Perla, su amante el Xerezano, y Dolores--, en su “Asamblea general” con la rubia Carmela), ha bailado por tangos. En el XIX, en los antiguos carteles y gacetillas de prensa, se anunciaba, en los teatros o en los cafés, a tal o cual negra o mulata bailando un tango de negros. O el Negro Meric bailando el tango de Cangú, Cangú, en 1865. Y no es cuestión de saber o no saber, o de haber ido a tal Academia de Baile. Eso se lleva en los genes. El ritmo, el compás, los negros lo tienen a nativitate . Por eso no tiene nada de extraño ni de particular que la negra Micaela haya sorprendido a los propios gitanos granadinos con el baile de unos tangos flamencos, las manos en jarras , un rítmico movimiento de caderas y los pies a compás, que los ha dejado boquiabiertos. Yo estoy seguro de que la Micaela no hubiera dado un paso derecho, ni por soleá, ni por bulerías. Pero por tangos llamados, al principio de la historia flamenca, de negros, presiento que los habrá cuadrado y bordado. Pues ¡Ole!

Luis Suárez Ávila


Sunday, August 08, 2010

Sunday, August 01, 2010

Herrera Oria y la Ciudadanía


(reproducción en papel previo permiso del autor)
En la agitada historia europea del siglo XX se dan dos casos en los que sicarios del partido del Gobierno asesinan al hombre más representativo de la oposición parlamentaria. En uno de ellos, la oposición se retira desdeñosamente al Aventino y deja el campo libre al partido de los asesinos, que durante veinte años se instala en el Poder y sólo lo abandona ante la fuerza mayor de una guerra mundial. En el otro, la oposición deja los bancos del Parlamento por las trincheras de una guerra que acaba ganando. Hablar de “legitimidad” de un régimen que no respeta las propias reglas de juego es un sarcasmo, por no decir algo peor, y ante esa falta de respeto no faltaron en su día, y en el segundo caso, el de España, quienes deploraran que no se hubiera seguido el ejemplo italiano. No sé si entre éstos sería justo incluir a don Angel Herrera Oria, sumido en aquellas fechas en estudios teológicos, pero lo cierto es que, al bajar de lo trascendente a lo inmanente, no podía renunciar a los firmes principios de su acatamiento al “poder constituido”.
Si hemos de juzgar a don Angel Herrera por las semblanzas que nos dejaron dos contemporáneos suyos, don Manuel Azaña y José Antonio Primo de Rivera, hay que decir que no resulta demasiado simpático. En cambio, si lo juzgamos por sus obras, la cosa cambia, y ahí están la BAC, el CEU, la ACN de P, la Fundación Pablo VI, por no hablar de otras iniciativas que pasaron a la historia, como sus empresas periodísticas, El Debate y su Escuela de Periodismo, y el Ya, o políticas, como Acción Nacional, luego Acción Popular. Dentro de la Fundación Pablo VI, como de su nombre cabe deducir, ya en la línea del II Concilio Vaticano, hay que mencionar la Escuela de Periodismo de la Iglesia y la Escuela de Ciudadanía Cristiana. En este empeño, en el de “civilizar” a los cristianos, es decir, de convertir a los católicos en “ciudadanos”, se centra Agapito Maestre* para explicarse y explicarnos en qué consiste el “fracaso” de Herrera Oria, fracaso que él contrapone al de Ortega y Gasset, empeñado a su vez, no en “cristianizar”, que en don José sonaría algo fuerte, sino en humanizar a los liberales para que sean menos incompatibles con los católicos. El profesor Maestre traza las trayectorias de ambos personajes y de los diarios en que se expresan respectivamente, El Debate y El Sol, dos trayectorias “rigorosamente” paralelas que convergen en un infinito llamado Julián Marías.
En el curso paralelo por las procelas de la segunda República, Herrera hubo de dejar su Acción Nacional en manos de uno de sus alevines, el joven Gil Robles, que la transformaría en Acción Popular, y Ortega se alejaría de El Sol al fundar Luz. Pero no eran ellos los únicos que querían “europeizar” a sus clientelas y, en el campo católico, se adelantaron los de Cruz y Raya, que no tardarían en conectar con Mounier, Maritain, Mauriac, Bernanos y demás católicos europeos partidarios par la suite de los que empezaron quemando conventos y acabaron por incrementar el martirologio cristiano. Ya habían pasado los tiempos jubilosos en que los católicos se auguraban una “República con obispos” y los liberales una “República de profesores”, y a uno de éstos, y de los más caracterizados, don Américo Castro, le cantaban una versión del Himno de Riego que decía: ¡Constitución o muerte!/ fue siempre su divisa/ y no va nunca a misa/ porque es hombre civil. Y en el círculo bergaminesco de Cruz y Raya se comentaba que Herrera y sus muchachos, cuando afirmaban acatar a la República, cometían adrede una aliteración. El siglo XIX sería estúpido, pero gozaba de una salud inmejorable. O eso se creía. Y es que el liberalismo, que a lo largo de ese siglo había venido ocupando la izquierda del escenario, se vio de pronto desplazado por la democracia, y la esencia de la democracia es la igualdad como la del liberalismo es la libertad. Tanto Herrera como Ortega querían regenerar a sus secuaces mediante la formación de minorías selectas, ni más ni menos que lo que intentaban otros liberales, con los que Ortega era más compatible que Herrera: los de la Institución Libre de Enseñanza. Estas “minorías selectas” de corte tan distinto se verían pronto desbordadas por el turbión igualitario, por la “democracia morbosa”, por la “rebelión de las masas”. Este desplazamiento de las minorías por las masas era además un conflicto de generaciones y, en el choque consiguiente, los más escaldados fueron los liberales. Los tres mosqueteros que trajeron la República no se engañaban sobre cuál de las dos masas enfrentadas era más peligrosa y, así que se vieron a salvo, se apresuraron a “descargar su conciencia”. El más contundente fue Marañón, que reconoció que el liberalismo político había que hibernarlo de momento y compensarlo con el liberalismo moral, con el liberalismo como conducta.
El feliz desenlace del inevitable conflicto que la Santa Sede no vaciló en graduar de Cruzada, pues bien claro estaba en qué bando se protegía a la Iglesia y en qué bando se la perseguía, se produjo en un momento mundial en el que los totalitarismos estaban a la orden del día y el liberalismo, como vio muy bien Marañón, no tenía más remedio que pegarse al terreno o ponerse a buen recaudo. Aquella “minoría abnegada” de los años fundacionales se había convertido en un partido de masas y, en aquellos tiempos, decir partido de masas era decir partido único. Ese partido único tenía en su programa fundacional – los Puntos de la Falange – la separación entre la Iglesia y el Estado y además estaba seducido por la marcha triunfal de las potencias del Eje. No estaba el horno para “ciudadanías” y en vez del “ciudadano cristiano” de Herrera Oria, aparecía el “caballero cristiano” del converso García Morente. De formular su acatamiento al nuevo “poder constituido” no creo que se ocupara don Angel Herrera, más volcado ya a los afanes del espíritu, dejando los de la política a su delegado y delfín, don Fernando Martín-Sánchez Juliá, más conocido por “el secretario de Dios”. Fue pues a través de don Fernando como don Angel contribuyó a neutralizar los ímpetus del “partido de masas” y así es cómo surgió el llamado “nacional-catolicismo”, gracias al cual – ya lo mencioné en otro lugar – se libró España de la “revolución nacional-sindicalista”. Herrera andaba entonces fundando la BAC, que tampoco fue un fracaso. Bien es verdad que El Debate no reapareció, aunque sí el Ya; todo debe de tener una explicación, y puede que la dé la postura de Herrera frente al Alzamiento, del que se lavó las manos en la misma palangana del cardenal Vidal y Barraquer. El hecho es que, en aquellos años de carestías y racionamientos, los cupos de papel de periódico los administraba Martín-Sánchez Juliá. Con él habían de entenderse desde luego los directivos de Selecciones del Reader´s Digest cuando empezaban a operar en España. A Martín-Sánchez Juliá se le debe por cierto un libro revelador, Una poderosa fuerza secreta: la Institución Libre de Enseñanza, obra colectiva de título harto elocuente en la que además colaboraban, entre otros, el marqués de Lozoya y don Angel González Palencia. El ejemplar que cayó en mis manos y suscitó – o tempora!- mi indignación juvenil, pertenecía a un sobrino de otro hombre de Herrera, don Luis Ortiz Muñoz, director entonces del Instituto Ramiro de Maeztu, ci-devant Instituto Escuela.
Tampoco fue un fracaso de don Angel el que otro de sus hombres, Alberto Martín Artajo, presidente de Acción Católica desde 1940, fuera el Ministro de Exteriores que firmó con la Santa Sede el Concordato de 1953, en cuya negociación había desempeñado un papel destacado Joaquín Ruiz-Jiménez, embajador hasta 1951. Los fracasos vinieron más tarde y, todo hay que decirlo, al socaire de la gran erupción volcánica que fue para la Iglesia el Vaticano II. Al “humo de Satanás” de que hablaría el Papa Montini, tan afín al cardenal Herrera, hay que atribuir il gran rifiuto, digámoslo en términos dantescos, de una Iglesia que de pronto se revolvía contra el Estado confesional al que se lo debía todo y que en el pecado llevaría la penitencia. El cardenal Herrera Oria murió justo a tiempo de no ver los estragos que esa penitencia iba a producir en el pueblo cristiano.
En cuanto al “fracaso” de Ortega, es el normal de todo filósofo que se precie cuando se mete en política, y el caso de Ortega no podía ser distinto de los de Platón o Maquiavelo, pongamos por caso. Por ley generacional, su momento había sido el de la República de la que se desengañaría muy pronto; en cambio, en los años de trasguerra, su papel lo ocupaba aquella generación que don José dejó a la intemperie y que, gracias al ejemplo del Ausente, fue la que mejor encarnó su doctrina y su estilo. Esa generación, esa “abnegada minoría”, se dejó arrastrar por las “camisas de fuerza” que tanto desagradaban a don José y militó en el nacional-sindicalismo hasta que sus modelos de imitación perdieron la guerra. Sin embargo, la semilla liberal estaba en ellos; fue muy pronto cuando empezaron a tratar de suturar la escisión espiritual de la guerra española, operación ya iniciada en plena guerra por don Gregorio Marañón en su viaje americano de 1937. En este grupo fueron afluyendo quienes venían de Cruz y Raya como Zubiri, o de Hora de España como Marías, o de las Juventudes de Acción Católica como Ruiz-Jiménez. Siempre digo que el político y el intelectual pueden hacer juntos una parte del trayecto, pero que tarde o temprano acaban distanciándose, ya que el intelectual sigue el camino de la verdad, que es rectilíneo, mientras que el político discurre por el de la realidad, que es sinuoso. En el caso de España, me temo que ambas trayectorias compitieron en sinuosidad, en punto a la cual los intelectuales les dieron ciento y raya a los políticos. Precisamente fue Ruiz-Jiménez el más coherente en su sinuosidad, hasta el punto de encabezar, en el período preconstitucional de la llamada “sopa de de letras”, el único partido democristiano a la italiana que llamó, si mal no recuerdo, “Izquierda Democrática”. El embajador que había negociado el Concordato del 53 fundaría además Cuadernos para el Diálogo, bajo cuyo sello editorial se publicaba en 1972 una Aproximación a la historia del socialismo español hasta 1921, firmada por el joven socialista Gómez Llorente, en la que aparecían citas como esta de Pablo Iglesias: “Queremos la muerte de la Iglesia (…) para ello educamos a los hombres, y así les quitamos la conciencia (…). No combatimos a los frailes para ensalzar a los curas. Nada de medias tintas. Queremos que desaparezcan los unos y los otros”.
No creo que este libro, u otros de parecido jaez, fueran lectura recomendada en la Escuela de Ciudadanía Cristiana, pero nada de particular tendría que se los impongan ahora a los alumnos de Educación para la Ciudadanía.




* Agapito Maestre. EL FRACASO DE UN CRISTIANO. EL OTRO HERRERA ORIA. Editorial Tecnos. Madrid, 2009