Wednesday, July 30, 2008

Thursday, July 10, 2008

Trampas y máscaras

Del imperio de la ley a la república de la trampa

Soy el primero en celebrar que una parte importante de nuestras masas encefálicas decida, aunque sea con treinta años de retraso, darse por enterada de las consecuencias que en algunas regiones españolas tiene la chapuza constitucional del 78 en lo que a la lengua se refiere. Más vale tarde que nunca, pero la estrategia está mal planteada pues, a mi juicio, no es la lengua española o castellana la que está amenazada, sino los españolitos que tienen la desdicha de habitar en esas regiones y a los que se pretende encerrar en ghettos dialectales. No es que los demás españolitos sean más afortunados, excepción hecha de los que pertenezcan a familias cultas o pudientes que los manden a colegios de pago. Quiero decir que la cuestión regional no es más que una secuela de la cuestión nacional.
Una vez me sorprendió en Málaga la conmemoración del Día de la Constitución, en que la Santa Madre Iglesia festeja a San Nicolás, y todo lo que vi fue un par de automóviles erizados de banderas de la Segunda República. Esperaba yo un autobús y comenté en voz alta que vaya manera de conmemorar la Constitución, con una bandera anticonstitucional, y una joven señora me dijo con desprecio que en la Constitución cabe todo. En otro orden de cosas, que es el mismo, creo haber leído en un artículo de un profesor de derecho constitucional que, con la Constitución en la mano, Ibarreche tiene perfecto derecho a convocar un referéndum ilegal. Con la Constitución en la mano todo es posible en este cerrado de vacas locas que es el “Estado de las Autonomías”. De esta suerte, pocas ilusiones podemos hacernos con ella, hoy que el imperio de la ley es en realidad la república de la trampa. Recurrir al Supremo es como jugar a la ruleta, y acudir al Constitucional, exponerse a que sus miembros y miembras hagan una vez más con esta Constitución que llevamos en la mano un cartucho de pescado frito.
Si el efímero patriotismo futbolístico tuviera alguna continuidad y alguna consistencia, hoy estarían, no las masas encefálicas, sino las “masas rojas”, clamando por la suspensión de las “autonomías” en las regiones donde con toda impunidad se incumple la Constitución. Tampoco sería mala cosa suspender de empleo y sueldo a toda la clase política, cosa que no vendría nada mal para conjurar la crisis que amenaza. Ni Gobierno ni Oposición, cada día más intercambiables, están por la labor de salvar a la patria, ¡oh, anatema!; antes bien, dan la impresión de que conspiran contra ella. Uno y otra, incluso cuando trocaban los papeles, nos han traído a la presente situación, y ya ni se preocupan de guardar las formas ni de sostener las máscaras. Por cierto, ¿qué quería decir Spengler con aquello de que “caerán las máscaras de los interregnos parlamentarios”?

Wednesday, July 09, 2008

Brujerías

Escribe Enrique García-Máiquez

EL BRUJO APRENDE
http://www.diariodesevilla.es/opinion

EL parlamentarismo sigue perdiendo terreno frente a la partitocracia. Comparen el peso mediático de los congresos. En el de los Diputados, sede de la soberanía nacional, la cuestión es si Miguel Sebastián se pone o no la corbata. En el del PP, muy celebrado por sus adversarios, se dan otro viaje (al centro). Y en el del PSOE se conjuran para la transformación de la sociedad, que eso sí es un viaje.Yo, que he sido muy crítico con ZP, me enorgullezco de no haberle llamado bobo ni al principio. No lo es. De hecho, en la primera legislatura se pasó de listo y abrió demasiados melones. La negociación con ETA, los extravagantes estatutos o la excéntrica política internacional fueron asuntos muy contestados por la opinión pública. Pero el tipo aprende rápido y, si se le pudo acusar entonces de aprendiz de brujo, hoy es un brujo revalidado por las elecciones y con experiencia.Por eso se concentra en la ingeniería social, esto es, en ampliar el aborto, en introducir la eutanasia, en alentar la experimentación con embriones y en reinventar la familia. Es una jugada maestra… para sus intereses. Primero, consigue neutralizar a un PP empeñado en ser el más moderno de la fiesta; incapaz, por tanto, de oponerse a lo que considera, en el fondo, la avanzadilla del progreso. Hay quien confunde la modernidad con el microondas y en el PP la confunden con la fecundación in vitro, si me permiten las metonimias. Hasta que la derecha (o como se llame) no ofrezca a la sociedad otra manera de ver la vida, la técnica y el progreso material y espiritual, se quedará siempre pasmada ante las audacias de la izquierda. ZP lo sabe. Quienes le reprochan que proclame que su proyecto ideológico será inasequible a la alternancia olvidan que la alternancia es la tarea de la oposición y que, si no la propone, es su problema.En segundo lugar, ZP desplaza a un segundo plano la crisis económica. Yerra Rajoy al pensar que el dinero es lo único que preocupa a los españoles. La gente valora aún más la salud, la libertad, la familia, la intimidad…, y es muy sensible a los discursos que, con toda la demagogia que se quiera, al menos hablan de ello. A los pueblos los mueven los poetas, y ZP lo recuerda. De ahí su constante retórica. Pero como de lírica anda cortito (véase Gamoneda) recurre a una paronomasia: a los pueblos los mueven las probetas.Y, por último, apunta a su objetivo último. El poder es expansivo y él busca más poder, lógicamente. Entrometerse no sólo en lo que pensamos y decimos (a través de lo políticamente correcto), sino también en cómo nacemos y cuándo moriremos. Cuidado: ya no es un aprendiz.

Prensa y propaganda

Véase Análisis Digital

Monday, July 07, 2008

Saturday, July 05, 2008

Tuesday, July 01, 2008